Por algún motivo que desconozco, hace unos días que algunas entradas antiguas no muestran las imágenes, creo que tal vez tenga que ver como Blogger gestiona las copias de seguridad de los álbumes de Picasa, si no encuentro una solución poco a poco iré efectuando manualmente una restauración de estas entradas. Como están afectados los primeros años y algunos posteriores sera un trabajo largo, pero espero que al final quede resuelto. Las entradas que vaya restaurando incluirán la extensión (R*) en el nombre.

martes, 21 de enero de 2014

ANA, Un instante en el tiempo


Corría el año 1983, era la SST y yo estaba realizando un viaje por Marruecos en compañía de un grupo de amigos, estábamos recorriendo las Ciudades Imperiales y habíamos parado en Marrakech.

En este viaje yo me las prometía muy felices y había cargado con mi equipo fotográfico y un montón de carretes de película, justo dos días antes en Rabat se me había estropeado mi cámara y gracias a una amiga pude seguir haciendo fotografías, ella me cedió su cuerpo de cámara con la condición de que yo tomase las fotografías por los dos.

Estaba yo tomando fotografías dentro de la Medina, como estas que veis mas abajo y en un momento determinado y justo cuando estaba a punto de apretar el disparador se cruzo delante del objetivo "ella".

Percibí durante unos instantes su mirada y sonrisa justo cuando iba a subir el espejo de la cámara, acabe de apretar el disparador sin saber si había sido capaz de captar ese instante fugaz.

Me fui hacia ella para explicarle que se había cruzado delate de mi cuando estaba tomando la fotografía y que no sabia si la habría captado, que si me daba sus datos podía enviarle la fotografía cuando volviese a España y revelase las imágenes del viaje, apenas hablamos un minuto porque ella también iba con un grupo y este se alejaba.

Durante todos estos años he recordado aquel primer viaje a Marruecos y ese instante fugaz en que una mirada y una sonrisa totalmente imprevista iluminaron aquel rincón de la Medina de Marrakech.






En la memoria quedo que a la vuelta del viaje y aparte de unos problemas surgidos con algún rollo de película finalmente cumplí con la promesa, Ana había salido en la fotografía y pude enviarle una copia.

De lo que no me acordaba es de lo que paso luego, y ayer en el fondo de un cajón y entre las paginas de una agenda antigua encontré esta postal que Ana me envió.




Dejo aquí los datos convenientemente enmascarados por si algún día ella vieses esta entrada y se reconociese. Es mi pequeño obsequio por aquel instante en que una sonrisa en medio de aquella penumbra ilumino aquellos momentos.

Ana Garcia-Fxxxxxxxxx   c/  Tablada XX   Madrid   Tel.: 91 442 65 XX



2 comentarios:

Anna dijo...

Un placer descubrir blogs como el tuyo. Que casualidad yo tengo una breve narración que titulé: Ella.

Un abrazo.

V. Tobenyas dijo...

He estado leyendo tu relato y parece hecho a medida. La verdad es que fue algo mágico, una aparición y luego solo el recuerdo de aquel instante. Hasta que no volví a Barcelona y revele los carretes solo tenia aquella imagen fugaz en la memoria. Saludos